FASHION LAW

FAST-FASHION - LA DEMOCRATIZACIÓN DE LA MODA

contacto@josefabohemia.com por Josefa Bohemia

El Fenómeno del Fast-Fashion. Este fenómeno, que ha cobrado gran relevancia gracias al avance de las redes sociales en la industria de la moda, es un fenómeno por muchos amado, y por muchos otros odiado. Partimos de la base que el modelo de producción de moda tiene dos componentes distintivos: (i) la tendencia, que es el componente compartido con el resto de las industrias participantes del mercado y, (ii) el componente que aporta la distinción entre cada uno de los diseñadores, llamado innovación. Sea cual sea del lado que te encuentres, gracias al fast-fashion la moda se ha democratizado, y a muchas nos es posible vestir a la manera de Chanel, sin llevar un Chanel auténtico, pero sí un modelo de tweed con perlas, perfectamente asimilable, inspirado en los de Coco.

 

Denominamos fast-fashion al hecho de adoptar un diseño de autor como propio y reproducirlo en serie a bajo costo y que dada su relevancia en todo el mundo, ha logrado modificar la estructura completa de la industria de la moda. Se pueden distinguir dos tipos de participantes. Por un lado, el diseño perteneciente al fast-fashion, que desafía pero al mismo tiempo realza y mejora el proceso innovador en la moda. Por el otro, las copias e imitaciones que emanan del fast-fashion, que desafían pero ponen en riesgo e incluso desvían la dirección de la innovación alejando a la moda de sus aspectos más expresivos.

 

La imitación y las copias no son una novedad en el mundo de la moda. Ya a principios del siglo XX estaba plagado de competidores que realizaban bocetos en medio de los desfiles, entre otras prácticas.  En nuestro tiempo, lo que ha cambiado no es el hecho de que existan imitaciones o copias, ni siquiera la velocidad con la que se crean; sino la gran escala y el bajo costo por medio de los cuales se acceden a innumerables cantidades de imitaciones en todo el mundo. El avance de las comunicaciones (fruto de la variedad de redes sociales) y junto con free-shipping-worldwide garantizan que cualquier producto terminado llegue al mercado y al domicilio del consumidor de manera casi instantánea.

 

Lo más llamativo de imitar a bajo costo y a gran escala reside no en lograr vencer a un producto original en el mercado, sino en la habilidad de esperar y analizar cuál de todos los diseños se convierte en éxito y copiar sólo aquellos. Los diseñadores de moda, al innovar, asumen el riesgo de introducir en el mercado productos, con la incertidumbre de si serán o no exitosos; mientras que los imitadores sólo replican aquellos productos que prendieron en el mercado, replicándolos en masa para el resto del público. Dichas imitaciones alcanzan el mercado mucho tiempo antes de que la tendencia finalice.

 

Los fabricantes y minoristas se aprovechan de la oportunidad que obtienen como consecuencia de dicho fenómeno. La ecuación es sencilla: venden las copias a un precio considerablemente inferior al del producto original (disminución del precio que es proporcional a la disminución de la calidad), pero asimismo obtienen ganancias gracias a los bajos costos que tienen por unidad de producto y por haber eludido los costos del diseño.

 

Pero tengamos en cuenta que la imitación, no es necesariamente un elemento del modelo de negocio del fast-fashion. Muchos minoristas que venden imitaciones no venden solamente imitaciones, y muchas firmas de moda reconocidas como pertenecientes al fenómeno del fast-fashion evitan recurrir a la venta de imitaciones de apariencia similar o exacta, como por ejemplo, algunas de las más reconocidas mundialmente son ZARA y H&M. Dichas firmas son reconocidas por evitar la venta de imitaciones de apariencia similar o exacta; de hecho suelen adoptar una tendencia y con sus propios diseñadores internos, buscar una interpretación o adaptación siguiendo el modelo original. Esta es la práctica más habitual, y a mi modo de ver, menos perjudicial para la industria de la moda y el diseño.

 

La competencia y la copia aceleran el proceso creativo obligando a los diseñadores a reinventarse continuamente, este es un gran punto a favor de esta tendencia. Las grandes firmas de retail, y grandes marcas incluso también dentro de mercado de lujo están poniendo énfasis en garantizar las condiciones laborales adecuadas de sus proveedores, así como en respetar las normas de preservación del medio ambiente. Es por ello, que muchas de estas cadenas de retail más conocidas como ZARA y H&M han recurrido al lanzamiento de líneas cápsulas, un poco más costosas que las colecciones normales, pero en donde se hace hincapié en el diseño sustentable, en esto de conocer quién está detrás de la prenda que estoy usando, dejando a un lado el simple hecho de vestir tendencia.

 

Recap: La moda que no llega a la calle, en definitiva, no es moda. Y esto no lo digo yo, ya lo decía Coco Chanel. Y esto si lo agrego yo, todos tenemos derecho a llevar un look Chanel, sin tener que gastar 2000 Euros para lograrlo.

 

XOXO

JB.


contacto@josefabohemia.com
por Josefa Bohemia
Josefa Bohemia™ Mamá de Baby Carlota Diseño en accesorios // Asesoramiento de imagen personalizada // Lifestyle & Fashion Blogger // Fashion Lawyer. http://josefabohemia.com

NOTAS RELACIONADAS

¿Querés hacer un pedido especial?

¿No sabés con que combinar tu vestido? ¿Querés pedir en cantidad?
Viví la experiencia Josefa Bohemia, el diseño a tu medida. En JB podemos brindarte ayuda para tu momento especial.
Confeccionamos piezas únicas, restauramos joyas preciadas y renovamos accesorios que quieras conservar.

ESCRIBINOS POR MESSENGER #ExperienciaJosefaBohemia